25 de febrero de 2016

Belleza Cruel, de Rosamund Hodge



Ficha técnica.

Título: Belleza Cruel
Autor: Rosamund Hodge
Editorial: Ediciones Kiwi
Géneros: Fantasía, juvenil, romance.
Páginas: 330 págs.
Precio: 17,90 €

Sinopsis.

Desde su nacimiento, Nyx ha sido prometida al malvado gobernante de su reino; todo por un trato temerario de su padre. Desde entonces han estado entrenándola para matarlo. Traicionada por su familia y obligada a obedecerla, Nyx clama contra su destino. En su decimoséptimo cumpleaños abandona todo lo que conoce para casarse con el todopoderoso e inmortal Ignifex. ¿Su plan? Seducirlo, desarmarlo y romper la maldición que pesa sobre su pueblo desde hace novecientos años.Pero Ignifex no es lo que Nyx esperaba. Su encanto, la seducción, y su castillo, un mágico laberinto de habitaciones en movimiento, la tienen cautiva. Mientras Nyx busca una forma de liberar a su pueblo descubriendo los secretos de Ignifex, se sentirá involuntariamente atraída por él. Aun atreviéndose a amar a su enemigo, ¿cómo negar su deber de matarlo?
Basado en el clásico cuento de La Bella y la Bestia, Belleza Cruel es una historia de amor deslumbrante sobre nuestros más oscuros deseos y su poder para cambiar nuestro destino.

Opinión personal.

Antes que nada: querida Nyx, me enteré de que el cielo es como un pergamino la primera vez que lo dijiste. Vale que lo menciones en una segunda y tercera ocasión, pero las otras mil quinientas veces sobran.

He aquí una decepción literaria como una catedral de grande. Me dejé embaucar brutalmente por su preciosa portada (es increíble y no hay que negarlo) y también por la premisa de que está basado en La Bella y la Bestia. Y bueno, hay que reconocer que no mienten respecto a ese último punto, está basado en tal historia; pero ya está. Quédate con eso: portada divina y Bella y Bestia (vamos, porque tiene un par de semejanzas, tampoco nos emocionemos).

Me sentí horriblemente timada por su sinopsis. No es que el argumento que nos podemos encontrar contraportada mienta, ¡y eso es lo peor! Ninguna palabra es mentira, pero es que… ¡menudo potencial desperdiciado! ¡¿Acaso la autora no sabía lo que tenía entre manos?! Yo solita me monté una historia mejor en mi cabeza con lo que la sinopsis revelaba que la propia Rosamund.
Me dolió tanto que todas mis expectativas se hiciesen añicos frente mis ojos conforme leía (además que empezaron a partirse bien pronto) que acabé ultra enfadada cuando acabé con su lectura.
Quién sabe, quizá tendría que haberlo leído con la mente totalmente en blanco y recibir con los brazos abiertos todo lo que la autora fuese a echarme; pero no lo hice y mi imaginación decidió trabajar con esa historia por su cuenta. Debería apuntarme en un post-it que deje de montarme mi propia película cada vez que leo una sinopsis que pinta bien; porque después me decepciono y se libera el odio en mi interior (y advierto que cualquier excusa es buena para dejarlo escapar).

Esta historia comienza fuerte. Comienza genial. Su primera página atrapa que da gusto y hace que tengas una fe en ella inimaginable. Y ya está. Su inicio me embriagó sobremanera, haciendo que creyese que todo lo que consumiría de tal libro sería del mismo calibre. Pero no. La autora hace una finta que da gusto y, cuando consigue el cometido de atraparte, da el bajón del siglo. Como estrategia está muy bien, pero perdona que diga que conmigo eso no funciona. Veo la bajada de calidad aunque me hayas engatusado previamente y eso, amigos míos, me duele mucho. Y como me duele, pues me enfado.
Aunque, para qué engañarnos, a pesar de timarme, afianzó bien el lazo alrededor de mi cuello y me tuvo leyendo como una subnormal que terminó todo en menos de 24 horas. Y no, no es porque escriba bien. Su narrativa es promedio, tan simple que pasas las páginas tranquilamente. Pero que algo entretenga no significa que sea bueno. Sencillamente cumple su función de entretener. Y punto.

Yo me imaginé que el entrenamiento de Nyx había sido totalmente increíble, que la habían preparado toda su vida tanto física como psicológicamente, que sería Xena, fiera e imbatible. Que se enfrentaría a aquel que tanto odiaba como una condenada que pondría su vida en ello. Que era la elegida del pueblo. Yo qué sé. Me esperaba algo sumamente épico. Y me di de bruces contra la realidad de este libro.
Hija, si ese es el entrenamiento que te han dado para matarlo, mejor te hubieses quedado acostada en tu cama.
¿Y la estrategia de asesinato? Si parece que la habían pensado la tarde antes.

-Mira, vamos a hacer esto. Y si no funciona, pues bueno… fue un placer conocerte.
+¿Pero no tenemos plan B?
-¿Eso existe?

Esperaba una batalla de mentes; una guerra constante de te mato y no puedo porque no me dejas. Un sí pero no. Ay, que casi lo logro. Pues mira lo guay que soy. Fuck the police. ¿Cuándo me he enamorado de ti? Pues yo quería que la espiches y ahora estoy en una confrontación moral conmigo misma. Mis sentimientos contra mi obligación… CUALQUIER COSA MENOS LO QUE ES EN REALIDAD.

Entrenamiento: 0
Estrategia: 0
Encrucijada sentimental: 0
Seducción y todo lo que te venden en la sinopsis: 0
Expectativas cumplidas: -100

Ignifex se mola. Podría ser un personaje sumamente fantástico si no fuese porque te lo han vendido como el peor ser del mundo y de repente te dicen ‘¡¡que noooo!! Que es tó buena gente!!’. ¿Quieres un consejo, Rosamund? ¿Lo quieres? ¿No? Pues me da igual. Podrías haber hecho que pensásemos que realmente era un hijo de puta durante más tiempo e ir desmintiéndolo poco a poco. De nada.
No entiendo esa necesidad de querer justificar tan pronto a un personaje. Si lo has pintado fatal durante tanto tiempo, sigue manteniendo esa imagen de él un poco más. Pero en cuanto conocemos a Ignifex ya la autora nos grita que en realidad no es tan malo.
-Si es bueno, ¡queredle!
Pues ahora ya no lo quiero tanto. Ignifex tiene muchísimos puntos a su favor para hacernos suspirar, pero a mí se me quedó el aliento atascado en la garganta. En serio, me sobran esas prisas por demostrar que la imagen que tiene todo el mundo de él es mentira y que todo el reino está equivocado. Me lo has querido poner como el malo… ¡pues hazlo malo! ¿Qué gracia tiene entonces ese amor “prohibido”?

-TE VOY A MAT… ah, no, que eres bueno.
+Yolo.

Y entonces Chirimoyo ríe por tal de no llorar. O de liarse a darle bocados a la pared muerta de indignación. Es que solo con esa obsesión justificativa, ya se desbarataron absolutamente todas mis ideas sobre esta historia y esperanzas puestas en ellas.
De verdad, y de corazón os digo, no os montéis ninguna película mental con este libro y leed directamente y conformaros con lo que haya. No queráis terminar como yo.

-Adiós… -le dijo todo el mundo al potencial de esta novela.

Había tanto… tanto con lo que trabajar… tanto para aprovechar… tanto salseo… tantas oportunidades para el romance… tantas oportunidades para la fantasía, para el odio, para la venganza, para la muerte, para los sentimientos encontrados, para ese maldito castillo, para el misterio, para la sorpresa, para todo… ¿por qué acabó así?
¡¡¿¿Es que me estás pidiendo que haga un fanfiction de esta novela para demostrar mis argumentos??!!

Si queréis saber lo bueno que tiene este libro (que no es todo mierder, que sus puntos positivos también tiene, digo yo) (no, en serio, sí tiene cosas buenas), preguntadle a otro; porque mi opinión ya podéis ver que no es muy favorable.

P.D: No lloréis por mí, ya estoy muerta.

Conclusión.

¿He abandonado su lectura?: No, y eso es un mérito muy grande.
¿Lo volvería a leer?: Jajaja, no.
¿Lo recomiendo?: Para mirar su portada está muy bien.

Valoración: 1/5



¿Y tú qué opinas? ¿Piensas que tenía geniales ingredientes que han sido desperdiciados? ¿Lo has leído y sí te gustó? ¿Quieres leerlo y mi opinión no será capaz de pararte? ¿Piensas que tengo una hater viviendo en mi corazón marchito? Estaré más que encantada de leer tu comentario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.