29 de febrero de 2016

La Selección, de Kiera Cass


Títulos: La Selección, La Élite, La Elegida
Autor: Kiera Cass
Editorial: Roca Editorial
Género: Juvenil, Romance, Distopía
Páginas: 240 - 224 - 256
Precio: 14.50€



Sinopsis


Para treinta y cinco chicas, la Selección es una oportunidad que solo se presenta una vez en la vida. La oportunidad de escapar de la vida que les ha tocado por nacer en una determinada familia. La oportunidad de que las trasladen a un mundo de trajes preciosos y joyas que no tienen precio. La oportunidad de vivir en un palacio y de competir por el corazón del guapísimo príncipe Maxon.

Sin embargo, para América Singer, ser seleccionada es una pesadilla porque significa alejarse de su amor secreto, Aspen, quien pertenece a una casta inferior a la de ella; y también abandonar su hogar para pelear por una corona que no desea y vivir en un palacio que está bajo la constante amenaza de ataques violentos por parte de los rebeldes.


Es entonces cuando América conoce al príncipe Maxon. Poco a poco, se empieza a cuestionar los planes que ella había hecho para su vida y se da cuenta de que la vida con la que siempre soñó puede no poder compararse con el futuro que nunca se atrevió si quiera a imaginar.



Mi opinión se centrará en la trilogía principal, ya que no me he decidido a leer La Heredera y mi corazón sigue demasiado frágil para echarle una ojeada a la recopilación de historias breves que completan la saga.


Reseña libre de spoilers


Para ser sincera, lo primero y único que me atrajo de estos libros fue, al igual que le ha ocurrido a más de uno, la increíble hermosura de sus portadas. Aunque no tengas ni idea de qué trata la historia de América Singer, ya te sientes tentado a llevártelos a casa, ¿pero y la historia que cuentan? ¿El embrujo es solo una ilusión, o la promesa tácita en su belleza se cumple conforme pasas las páginas? En mi humilde opinión, creo que el trabajo que Kiera Cass ha hecho con esta trilogía se merece un voto de confianza. Esta no es una historia exasperadamente compleja y llena de matices ocultos entre líneas e incluso bajo las losas del suelo que pisan los personajes. Cuando tomas La Selección en tus manos no has de esperar más que una preciosa historia de amor que, si te dejas, consigue arrancarte un par de picos de ansiedad en más de una ocasión, y tal y como muy acertadamente señalan en su portada, «la cantidad justa de suspiros por amor», y creo que precisamente ese es su atractivo.

Aquí la autora apuesta por una trama que yo describiría como promedio (ni sencilla ni retorcida) para un sector que no dejamos de toparnos entre las novedades editoriales de cada año, el de las distopías. A priori, esto suele anticipar un complejo sistema político y socio-económico que carga con casi todo el peso de la historia, pero en esta ocasión notaremos que a pesar de las circunstancias que movilizan los eventos, el sistema de castas, lo que sostiene toda esta historia es la arbitrariedad de los sentimientos de sus personajes principales, América y Maxon (Aspen no existe, ¿vale? Vale) y sus idas y venidas. Sí, hay bastantes más personajes por medio, pero no nos engañemos, pese a que algunos vayan con un letrero indicando su importancia, otros sean capaces de despertar tu interés o crisparte los nervios, en realidad, ni pinchan, ni cortan. Desde el principio, la sucesión de capítulos en los libros ha corrido a cuenta de la confusión de América, y de haberlo querido, todo habría podido terminar en la primera entrega, pero bajo mi punto de vista, eso le habría quitado toda la credibilidad y no me habría dejado el mismo sabor de boca.

En mis círculos se respira cierto hastío por la protagonista precisamente por su incansable vaivén emocional entre Maxon y Aspen, Aspen y Maxon, pero en ningún momento me pareció excesivo, pese a que no compartía ni por asomo los sentimientos de América por su antiguo amor. Aprecio enormemente que los escritores no olviden lo voluble del espíritu humano, y lo fácil que nos echamos atrás o cambiamos de dirección cuando nos devuelven una reacción inesperada. Y La Selección es una buena exhibición de ello.

América es, junto a Cinder y Louisa Clark (y alguna que otra que no me viene a la memoria), de las pocas protagonistas femeninas que de todo lo que he leído hasta la fecha, me han gustado. Por su sinceridad consigo misma, por su coraje, y por lo decidida que es cuando tiene las ideas claras, y sobre todo, por la falta de filtros y pelos en la lengua. He adorado cada una de sus cornadas contra aquel que atentara contra sus ideas o su integridad.

Maxon, por su parte, es el amor ficticio de mi vida, sin lugar a dudas. Es un personaje encantador, pero no es su adorable carácter o sus galanterías lo que me enamoraron de él, sino su inocencia, toda esa fragilidad que rezuma por minuto en contraste a lo fuerte que resulta ser cuando conocemos ciertos detalles sobre su vida familiar.

Aspen sigue siendo una gran incógnita para mí, y no porque me cueste entenderlo a él, sino porque me cuesta entender el porqué de su existencia. Adiós, Aspen, adiós, no te echaré de menos, soplagaitas.

Mención honorífica a las doncellas de América, a Celeste y a la reina Amberly.

Por último, hay algo que sí quiero destacar como extremadamente negativo, a mi parecer, y es lo abrupto que resulta el pellizco final de La Elegida. No soy enemiga de los giros repentinos de última hora, pero tal y como se han ido desencadenando las cosas en tan pocas páginas me he sentido hasta incómoda, me gustaría pensar que ha sido fruto de presión editorial con las fechas, o la indecisión de Kiera a la hora de sentenciar a los personajes, pero por mucho que intente justificarlo seguiré pensando lo mismo. Demasiadas prisas para acabar algo que se ha ido macerando con tanto corazón.

Una cosa, si caéis presos de La Selección, no olvidéis pasaros por la página web de Kiera Cass para un pequeño epílogo de regalo (en inglés)


Conclusión


¿Qué tal la narrativa? Resuelta y devorable. Además, viene en mi cóctel favorito, 1ª persona y en pasado.
¿Me han gustado? Diría que el término se queda corto, me ha encantado.
¿Los recomendaría? Siempre, pero recordando a cualquier interesado que si busca una trama llena de acción, misterio o muchas vueltas de tuerca, esta no es su historia.
¿Volvería a leerlos? Absolutamente sí.


Valoración 5/5



¿Y vosotros qué? ¿Habéis caído ya rendidos a los pies de Maxon o Aspen?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.