17 de febrero de 2016

Prohibido, de Tabitha Suzuma



Títulos: Prohibido
Autor: Tabitha Suzuma
Editorial: Oz Editorial
Género: Juvenil, Romántica, Contemporánea
Páginas: 348
Precio: 17.90€

Sinopsis


«No podemos, si empezamos, ¿cómo vamos a pararlo?» Lochan y Maya de diecisiete años, siempre se han sentido más amigos que hermanos. Ante la incapacidad de una madre alcohólica y la ausencia de un padre que los abandonó, deben hacerse cargo de sus hermanos menores y esconder su situación a los servicios sociales. Esa responsabilidad les ha unido, tanto, que se han enamorado. Saben que su relación está mal y que no puede continuar, pero al mismo tiempo no pueden controlar sus emociones y la atracción les domina. Su amor es un amor prohibido, y si alguien descubre su secreto, no habrá un final feliz para ellos.

Reseña libre de spoilers


Esta historia lo tenía casi todo para jamás considerarla entre mis lecturas, y aún así acabé haciéndolo, y es que la primera vez que me hablaron de Prohibido supe que para bien o para mal, tenía que leerlo, y cuanto antes mejor. La síntesis de esta novela me pareció bastante sugerente, ya que todo lo que incluye cualquier clase de conflicto ético y moral es dinamita pura para mi curiosidad, pero mantuve mis expectativas en terreno neutral porque rara vez un título de estas características y yo hemos llegado a buen puerto.

La narración de Prohibido está a cargo de Maya y Lochan, que a lo largo del libro se intercambian el timón de un capítulo en otro, y he aquí el primer bache al que me tocó enfrentarme. A pesar del buen trabajo que hizo la escritora con ambos, mérito que le concedo, es un detalle que me aparta cada vez que siento que estoy fundiéndome con ellos y sus circunstancias. Cuando creo que empiezo a compenetrarme con uno de los dos, termina el capítulo y me caigo de culo. No obstante, aun trabajando el tiempo que más detesto de todos (el presente, con el cual no me compagino bien), he de reconocer que Tabitha Suzuma ha sabido cómo sacarle auténtico partido, pues a medida que pasaba las páginas me he ido sintiendo cada vez más encapsulada en las desdichas de estos niños, por no hablar del aparente problema psicológico que oprime a Lochan en la más pesadas de las penumbras durante los primeros cuatro quintos de la historia. Personalmente, me he recuperado de un desorden muy parejo al que parece sufrir este chico, por no decir que es el mismo, y el modo en el que la escritora ha retratado su día a día me hizo sentir cierta claustrofobia, y a veces, hasta se me hacía doloroso. Por ahí, un gran aplauso para Tabitha.

Si bien es cierto que al ser hija única me cuesta comprender las relaciones normales entre hermanos, y que mi concepto de la familia está un poco trastocado, me ha sido harto complicado tomarme en serio el asunto del incesto entre Lochan y Maya. Cualquiera diría que la escritura es tan sentida y cautivadora que logra hacerte olvidar que son hermanos, pero en mi caso, que también he estado leyendo Flores en el ático (que ya lo reseñaré pero, permitidme antes que os diga que ahí me resulta mucho más convincente), diría que simplemente me ha resultado irreal que, tan mayores como son, se enamoraran de golpe y porrazo, como si una vida medianamente estresante te concediera una licencia para romper la barrera psicológica que elimina el espectro de la atracción sexual entre consanguíneos.

Pero bueno, al margen de eso, decidí echarle alas a la imaginación y dejarme llevar por una experiencia que, para ser sincera, estaba disfrutando. Hay algo que no deja de ser verdad, a pesar de las dudas expuestas anteriormente, y es que la narración de Tabitha Suzuma te embarga hasta el punto de hacerte olvidar el olor a chamusquina de algunos giros o lo odioso de otros personajes. Pero a medida que entré en, digamos, el acto final, una alarma interna empezó a sonar, cada vez con mayor intensidad, hasta que tuve que llevarme las manos a la cabeza.

Sin entrar en spoilers, me ha parecido todo un despropósito. Una mala decisión tras otra, y no hablo ya de los personajes, sino de la escritora. Me cuesta creer que no le tuviera el cariño suficiente a este libro como para darle un final más digno, ya no por el bien de los personajes, que llegados a este punto dejaron de importarme lo más mínimo, más bien por los lectores. Como tal, me he sentido engañada y casi insultada, como si de un fanfiction desganado se hubiese tratado todo este tiempo. "Ya no me gusta esta historia, voy a terminarla así para poder dejarla ya". Así, así he sentido a Tabitha.

Sinceramente, me lo pensaré dos veces antes de volver a leerme una obra suya.

Reseña con spoilers


Desde el momento en el que deciden no cerrar la puerta de su habitación, hasta la genialidad de Maya de tirar por tierra toda la supuesta inteligencia de la que Tabitha Suzuma la había dotado comportándose como una niña asustada cuando más entereza tendría que haber demostrado. Todo eso ha fallado, y más. Yo también he sido una adolescente, y he tenido ocasiones similares para el divertimento, pero no he sido tan idiota como para pensar que podía dejar todas las ventanas y puertas abiertas y viva la virgen y la madre que me parió. La guinda del pastel es cuando tras ser pillados por su madre, repentinamente interesada en sus churumbeles, gracias al chivatazo de Kit, el niño soplap#@%&$, y que se llevaran a Lochan al calabozo, éste decidiera suicidarse. Venga, fiesta, que corra el vodka. ¿El final perfecto para mí, una vez aquí? Que Maya se hubiera suicidado también, así al menos la tragedia habría sido más suculenta.

Conclusión


¿Qué tal la narrativa? Cautivadora y absorbente, en 1ª persona del presente.
¿Me ha gustado? Las tres primeras partes, sí. Al resto le metía fuego.
¿Lo recomendaría? La verdad es que no sé qué decir, si buscas un drama del copón y estás dispuesto a dejar a un lado la lógica, puedes disfrutarlo mucho.
¿Volvería a leerlo? Qué me estás contando, ni de coña.


Valoración 2/5



Decidme, ¿alguien por aquí ha tenido una mejor impresión que yo? Por favor, si podéis convencerme de cosas bonitas sobre Prohibido, hacedlo. Os lo pido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.