26 de abril de 2016

Heroine Shikkaku | Manga



Datos generales.

Nombre: Heroine Shikkaku
Autor: Koda Momoko
Géneros: Romance, shoujo, vida escolar, comedia, drama.
Estado: Finalizado
Inicio de publicación: 24 Agosto 2010
Fin de publicación: 24 Mayo 2013
Volúmenes: 10

Sinopsis.

Rita y Hatori siempre han estado juntos. Y aunque Rita siempre ha tenido un montón de novias, Hatori está convencida de que todas ellas son personajes secundarios de su épica historia de amor, donde claro, ella es la única heroína de Rita. Hatori es una chica linda y carismática, pero ¿hasta dónde quedan sus planes cuando Rita empieza a salir con Adachi, una chica de bajo perfil, quien es molestada por sus compañeros? ¿Quién tiene más perfil de heroína de manga? ¿La linda amiga de infancia, o la gordita en busca de un amor con el chico popular?


Opinión personal (SPOILERS).

Por algún extraño motivo, me decidí a leer este manga a pesar de que no cumplía el principal requisito para llamar mi atención: el estilo de dibujo. Pero la experiencia me ha enseñado que no es lo mismo ver una imagen a color que el blanco y negro de las páginas y, atraída por su argumento y llevada por un acto de fe, me puse a ello.
Supongo que eso es de lo primero que debo hablar: su dibujo. En mi opinión, sus ilustraciones coloreadas hacen que pierda muchísimo encanto, pues incluso yo cuando las veo, y sabiendo cómo es la historia, me siento repelida. Creo que no le hacen nada de justicia.

Hatori me pareció en un principio la enemiga pública número 1 del manga. Su actitud me recordó a la típica archienemiga de cualquier shoujo, pero resultó ser todo lo contrario. Normalmente te venden a la mujer con carácter y personalidad como la mala de la película, aquella que dedica su existencia en amargar a la protagonista (que siempre es dulzura pura) para conseguir al chico en cuestión. Hatori, en cambio, es de lo más realista que me he echado en cara. Y por eso pensé mal de ella en el inicio, porque no cumplía el estereotipo que se suele entregar a las protagonistas de shoujo. Pero en pocas páginas me hice su admiradora número uno.
Lo que más me enamoró y llamó la atención es su variedad facial. En mi vida había leído un manga donde la protagonista tuviese tal habilidad para poner la cara más horrorosa del mundo, da igual delante de quién, si la situación requiere que así sea. Su expresión es tan cambiante y siempre acertada que el amor que sentía por ella es verdaderamente real. Soy fan de Hatori. ¿Cuándo has visto un manga shoujo donde la protagonista ponga cara de orangután drogado frente a su gran amor y le dé igual? Pues Hatori lo hará las veces que haga falta. Las mujeres no siempre estamos perfectas y esa es una gran realidad. Y aunque nos gustaría ser diosas del universo frente al chico de nuestros ojos, pondremos caras esperpénticas sin poder evitarlo cuando nuestros músculos decidan que así será. La protagonista de esta historia nos brindará viñetas increíbles, de las cuales pocas nos dejarán indiferente. Tiene momentos que son para darle un beso a la página y su realismo hace que lo mismo la odies que la quieras con locura (realismo siempre hablando dentro de un manga shoujo).

A Rita le daba con la chancla en los morros hasta desgastar la suela. Comprendo su forma de pensar, pero hasta que no tiene la oportunidad de explicarse, es uno de los focos de mi odio intenso. Y al principio me resulta tan increíblemente pasivo que le metería una guindilla por su señor trasero a ver si se espabila un poco. Por suerte, parece que deja los estupefacientes y empieza a tener un poco más de sangre en las venas; lo cual era necesario para su existencia y la vida en general. Al final se le acaba cogiendo algo de cariño, pero creo que por costumbre, no porque se lo merezca (aunque no se le puede negar que tiene un par de buenos momentos).

Adachi… ¿qué decir de ella? No quería detestarla, pero lo hacía. Me sentía mal al odiarla, pero no podía evitar hacerlo. Al igual que con Rita, cuando se le dedicaba unas páginas a su persona y podía explicarse, la comprendía y mis sentimientos entraban en terreno neutro; pero el resto del tiempo no se escapaba de mi mal de ojo. Cierto es que al principio no me gustaba porque era la rival de Hatori y buscaba motivos de debajo de las piedras para maldecir su existencia; pero conforme avanzaba la historia, yo misma iba encontrando mis razones sin que Hatori me las diese.
La marginaban por su apariencia y comportamiento y ella había decidido que quería que así fuese, que la soledad era bonita. Pero llega Rita y se engancha a él como una lapa, usando directamente chantaje emocional para que no la abandone. Y eso lo odié. Con esa maldita cara de niña buena y atando a la gente usando su debilidad para ello. ¡¡PUES LUCHA, MALDITA COBARDE!! @!X!!?$%#!!
Joder, vale que no sea agraciada, pero también podría ser un poco más carismática. Me encanta que Hatori la calificase como una verdadera heroína durante un largo periodo de la historia, no por nada, sino porque Adachi era el cliché de chica shoujo y lo veo como una crítica. Si los papeles de la historia hubiesen estado invertidos, Adachi hubiese sido la buena y Hatori la mala y odiada por todos.
Lo que me resultó horrible fue el cambio que sufre Adachi al final del manga. Horrible e innecesario. Se convierte en un putón verbenero y, a pesar de habernos acompañado durante tanto tiempo en la historia, se me olvidaba constantemente que eran la misma persona y no podía comparar. Ya no solo es que cambiase su personalidad, es que también físicamente (y el maquillaje y la dieta no provocan esos cambios tan drásticos e increíbles). Era, directamente, otro personaje diferente con el mismo nombre.

Hiromitsu es el responsable de que a Rita mi mente le diese una señora patada en el culo. No es porque sea mucho mejor que éste segundo, sencillamente entra como otro interés amoroso para que así exista ese triángulo típico (y que a mí me encanta). Es más, nada más aparecer, sabes cuál va a ser su papel y cómo lo va a desarrollar. Pero llegado a cierto momento, y no haciendo nada realmente especial o nunca antes visto en la historia de la humanidad, eclipsó por completo a Rita y toda oportunidad que éste pudiese tener, convirtiéndose en mi favorito. Y, realmente, yo quería que él se quedase al final con Hatori (pero no pasa nada, que si ella no lo quiere, aquí hay Chirimoyo para todos).

Y mención honorífica para Nakajima, la amiga troll. El único momento en el cual este personaje dejó de gustarme tanto fue cuando se sitió atraída por Rita, pero por suerte fue una etapa muy breve. Es directa hasta llegar a lo borde y no tiene pelos en la lengua. Es genial de principio a fin.

Si nos centramos en la historia, me veo en la obligación de decir que es el primer manga que me frustró tanto en el primer capítulo que, muerta de coraje, tuve que ir a los comentarios para spoilearme qué ocurriría y saber que la cosa no quedaría así. Es obvio que mejoraría el asunto, pero no pude evitar llevarme por la ira interior y confirmar algo que, por pura intuición, ya sabía.
Mucha gente se ha dejado llevar por su drama al punto de afirmar que han llorado en muchas ocasiones. A mí el drama me despertaba furia asesina, así que pocas lágrimas han habido por mi parte. Eso sí, la comedia la he gozado que da gusto.
Llegó cierto punto en el cual mi mayor duda era cómo la relación de Adachi y Rita podía mantenerse, porque a cual con menos gracia; no sabía qué podía unir a esos dos o, al menos, cómo podían durar tanto como pareja. A lo mejor compartían una adicción a las drogas la cual yo no supe ver.
La historia alcanza un punto en el que los acontecimientos comienzan a resultar obvios a la vez que inesperados. Me explico: sabes que Rita y Hatori van a acabar juntos (porque son obviamente canon) pero llega algunos momentos en los cuales te llegas a plantear que sea así.

Este manga no me ha gustado única y precisamente por su argumento, más bien lo que ha conseguido que me encantase ha sido el cariño que llegué a cogerle y, por supuesto, su humor y las risas. Me resultó adictivo y ameno y ha entrado en la categoría de mangas que me gustaría poder tener en físico (aunque, por desgracia, no podrá ser). No descartaría darle alguna relectura nostálgica en un futuro.

Conclusión.

¿He abandonado su lectura?: No.
¿Lo recomiendo?: Obviamente .

Valoración: 5/5


¿Cuál es tu opinión? ¿Eres más de Rita o de Hiromitsu? ¿Eres tan fan de Hatori y sus caras como yo? ¿Tú también te olvidaste de la existencia de Adachi cuando dejó de aparecer? Estaré más que encantada de leer tu comentario.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.