28 de mayo de 2016

The Curse of Sleeping Beauty (2016)



Título: The Curse of Sleeping Beauty
País de origen: Estados Unidos
Dirección: Pearry Reginald Teo
Producción: 2B Films / Briar Rose Productions / Nexus Motion Picture Company
Guión: Josh Nadler, Pearry Reginald Teo, Everette Hartsoe (obra de los hermanos Grimm)
Reparto: Ethan Peck, India Eisley, Natalie Hall,
Bruce Davison, James Adam Lim, Scott Alan Smith,
Zack Ward, Mim Drew, Dallas Hart, Jacqueline Goehner,
Madelaine Petsch, Ryan Egnatoff, Elizabeth Knowelden,
T.J. Vindigni, Anna Harr, Alexandra Bard.
Géneros: Fantasía, Intriga, Thriller
Estreno: 2016
Duración: 89 minutos


Sinopsis


Thomas Kaiser hereda una mansión ancestral que ha pertenecido a su familia desde hace varias generaciones sólo para acabar descubriendo que también ha heredado una antigua maldición que se remonta a las Cruzadas. Forzado a ocupar el rol de "protector", el guardián predestinado a mantener las fuerzas demoníacas confinadas en la casa, Thomas debe desvelar el misterio que encierran las paredes mientras lucha por despertar a la bella Briar Rose, cautiva en un terrorífico inframundo que él ya ha conocido en sus sueños.

Una oscura y renovada visión de la aventura clásica de los Hermanos Grimm.


Reseña libre de spoilers


¿Qué voy a hacerle si mi vida sin las películas de mierda carece de sentido? ¿Qué le hago, familia? Pues disfrutarlas como una enana, sí señor, y por la falta de pies y cabeza de este film no me queda más remedio que traeros una reseña sin spoilers increíblemente escueta, dado que hacer un resumen así por encima sería imposible, aunque creedme, desde los primeros diez minutos de metraje ya ves venir la mayoría, y no porque sean cúmulos de clichés sin control, sino porque la historia huele a bizarrada del copón. Nunca he conocido un argumento más desaprovechado que el de The Curse of Sleeping Beauty, y bien lo sabe Chirimoyo, que se ha tragado mis impresiones escena a escena. Poned una velita a la virgen por esta pobre mártir.

Al igual que me ha pasado con varias películas, he llegado a un punto en el que no sé si tildar a este título de putísima basura o putísima pasada. Ha sido de esas veces en las que el surrealismo argumental y los recursos sacados de la manga han dotado a la historia de un sabor único. He disfrutado mucho compartiendo todo con Chirimoyo, pero eso no quita que haya sido un completo despropósito. Una muy buena idea base a la que sólo le han faltado unos tiburones cayendo del cielo para terminar de emporarla o mejorarla a gusto del consumidor. Es el perfecto ejemplo de que el que mucho abarca, poco aprieta.


Reseña con spoilers


Apunta maneras desde el momento en el que nos meten una cama con doseles en el desierto y una zagala con complejo de ninfa del bosque acostada en ella y además le suman un muchacho acercándose para darle un beso. Qué bonito, ya nos han vendido la moto del cuento clásico. Y ahora es cuando empieza el drama del primer mundo y vemos a Thomas (interpretado por mi querido Ethan Peck) despertando de ese sueño tal que si fuera una pesadilla, y ya proceden a presentarnos su situación de mierda como la de un sufridor de la vida con una antigua novia que el cáncer le ha quitado de las manos (dato que sale muy gratuitamente en la media hora final de la película, wtf) y cambiando de psiquiatras cada media hora porque todos traducen su repetitivo sueño (desierto, chiquilla cual pavo real, doseles) en complejos y problemas consigo mismo, lo normal en estas circunstancias, vaya, porque no me imagino a ningún profesional sugiriendo que estás bajo el poder de una maldición ancestral. Tú sabes.

Apenas ha empezado y en los primeros quince minutos ya sabemos que es un forever alone sin familia hasta que le notifican que un tío lejano al que no conocía le ha dejado en herencia directa una modesta mansión en ruinas llena de maniquíes y de la que nadie sabe nada pero de la que todos hablan en el barrio, asociada a numerosas desapariciones y el enclaustramiento aparentemente voluntario de todos los anteriores dueños (siempre varones solitarios). Bueno, seré directa en algo: si a estas alturas somos capaces de deducir que ahí es donde se esconde el sarcófago en el que descansa Briar Rose (la bella durmiente carnavalesca, a cargo de la preciosa India Eisley) es sólo porque el título ya te lo sirve en bandeja, porque de no ser por eso y la primera ensoñación gratuita que tiene Thomas cuando se queda en esa casa no tendríamos ni zorra idea de qué está pasando, señal de lo mal llevada que está la película tanto en la dirección como en los juegos de cámara, que más sosainas no podían ser, vaya.

Después de esta introducción llega lo complicado de explicar, y no porque sea una obra dada a multitud de interpretaciones, sino porque no tiene puto sentido. Rápidamente conocemos a Interés Romántico #2 (#2 porque yo consideraba a Briar Rose el #1) cuyo nombre no recuerdo porque no pinta absolutamente nada aquí, salvo ser la dueña y señora de los Deus ex machina más descarados de la historia. Se supone que está ahí en medio del meollo porque su hermano es de los desaparecidos, pero ni caso. A lo que iba; cuando la cosa comienza a ponerse fea con sustillos de poca monta, el descubrimiento de una enfermedad que aqueja a los herederos de la mansión y los condena a no poder permanecer mucho tiempo lejos de ella sin morir, pesadillas varias y encuentros astrales con Briar Rose que lo convencen rápidamente de que toda esa parafernalia es real y es su misión encontrarla y despertarla, Thomas e Interés Romántico #2 exploran la mansión en busca de zonas ocultas para acabar dando con una pequeña habitación llena de porquería y gamusinos, ¡espera! ¡Que no es porquería! En realidad son objetos de rituales e ídolos de mil culturas distintas, y entre ellos, ¡un diario en forma de ladrillaco con, atención, una rueca grabada en su portada! ¡LA RUECA! ¡Atención, que tienes trescientos objetos a tu alrededor potencialmente malditos pero eh, la rueca rules, tronco! Y eso no es lo mejor, y es que aunque la familia del protagonista es de origen alemán, al igual que la historia original de Briar Rose, ¡¡EL DIARIO ESTÁ ESCRITO EN ARAMEO!! Con dos cojones, en arameo.

Cuando piensan en darse a la fuga de allí con ese valioso diario, un monstruo humanoide, cruce entre Gollum y el bicho de Splice, persigue a Thomas y a Interés Romántico #2 hasta que topan con un ejército de las tinieblas formado por los maniquíes de antes, que estáticos, los observan. Aterrador. Al escapar de la mansión es donde entran en acción los Deus ex machina de Interés Romántico #2. El primero, un clérigo interesadísimo en el mundo paranormal que conocía de antes y que se entrega de inmediato a la causa de Thomas de encontrar a Briar Rose y que, como no podía ser de otra forma, más tarde nos da una conferencia sobre espíritus malignos y benignos en el cuarto de revelado de Interés Romántico #2, que resulta ser una stalker de la mansión y colecciona fotos de fantasmas. Al instante, en una escena que pretende ser cómica, conocemos al segundo regalito de Dios, un Exnovio asiático experto de la informática y apasionado del descifrado de lenguas antiguas. Qué conveniente todo, joder.

Mientras el equipo tecnológico de lujo del Exnovio empieza a descifrar el diario y descubren trozos que relacionan a los antepasados del protagonista con Satán y fragmentos de la Biblia o el Corán, se crean escenas de posible romance con miradas furtivas y comentarios confidentes entre Thomas e Interés Romántico #2, pero no llegan muy lejos y frenan en seco nada más que de la boca del zagal sale el nombre de Briar Rose. Ahí se acaba el clímax, nos meten una nueva pesadilla bastante reveladora en la mente de Thomas y de pronto vámonos todos para la mansión que al muchacho lo está torturando internamente la maldición que pesa sobre los varones herederos.

Después de una sarta de soplapolleces a lo Indiana Jones, como abrir un pequeño altar iluminado con luces rojas cual putiferio con un poco de sangre de Thomas, bajar hasta el sótano donde se enfrentan a un maniquí rebelde que resulta ser el hermano de Interés Romántico #2 (y regalarle un plano de chica badass), por fin llegan al final de la travesía y encuentran hilando en una rueca a una muy desmejorada Maléfica que no es Maléfica, sino un demonio amorfo con deje femenino. A continuación, el clérigo e Interés Romántico #2 proceden a distraerla para que el joven destinado como supuesto salvador de Briar Rose, Thomas, vaya hasta donde el cuerpo de la chiquilla descansa encerrado en una pseudojaula steampunk.

Ya olía a chamusquina largo rato atrás, pero ahora nos lo quieren dejar mucho más claro haciendo que antes del esperado beso para despertar a Briar Rose, la Maléfica desmejorada llame idiotas al clérigo y a Interés Romántico #2 y se autodenomine como la guardiana de la Bella Durmiente y la maldición que la rodea. De inmediato, no vaya a ser que alguien le pegue una colleja a Thomas y le cuente lo que todos vemos venir, éste besa a la delicada belleza, pero ella no reacciona, y un oportuno flashback le hace deducir mágicamente que tiene que besarla con sangre en los labios, por lo que se pega un bocado del quince y vuelve a besarla. Y DESPERTÓ, qué bien.

Pues nada de bien, porque tal y como yo imaginaba, y seguramente cualquiera que haya visto esta película, resulta que Briar Rose es algo así como el anticristo y la pifian al despertarla. Luego nos cuelan una comedida exhibición de poder maligno matando a la guardiana amorfa frente a Interés Romántico #2 y el clérigo, y ya llegamos a la escena final, que no es ni más ni menos que un vano intento de crear una catarsis de tres pares de huevos juntando escenas de aquel Exnovio de antes, que acaba de descifrar las últimas líneas del diario, leyendo la gran amenaza global que suponía el despertar de Briar Rose mientras la susodicha camina descalza en un arenal con las manos llenas de sangre. Ella repite las últimas mismas palabras que él haciendo referencia al apocalipsis, y con sus poderes de súper demonio power girl eleva el cuerpo de Thomas, que ha llegado ahí vete a saber cuándo y cómo, y es rodeado de rayos de luz en mitad de la oscuridad mientras éste empieza a escupir espíritus negruzcos.

Fiiiiiiiiiiiiiiin.

La verdad es que es a partir del despertar de Briar Rose que la cosa se pone verdaderamente interesante, supongo que porque llevaba más de una hora fantaseando con la posibilidad de que ella fuera el demonio maligno más chungo del barrio, o porque en mi opinión India hace una maravillosa interpretación de niña con mil años de oxidación en el cuerpo y pirada de la olla. Lástima que es justo cuando se acaba.


Conclusión


¿Me ha gustado? Sí y no, ¿qué pasa? Es que me encantan las películas malas de la muerte, y esta se ha ganado un hueco en mi corazón, ya sea por la frikada de colosal magnitud o porque son los últimos minutos los que me han dejado prendada de verdad. Supongo que me ha gustado, pese a quien le pese.
¿La recomendaría? Para verla con amigos y echarte unas risas debe ser la hostia, o si eres amante de las pelis descontroladas esta también puede ser para ti, pero ya está. No la recomendaría como buen cine, pero sí para gente tan demente como yo.
¿Qué destacaría? Algunas piezas del score son preciosas, y quizás también mencionaría la caracterización carnavalesca de Briar Rose en los sueños de Thomas, junto a la actuación de India Eisley.


Valoración 2.5/5

(aunque me siento muy tentada de ponerle un 72 sobre 5)




¿Os gustan las películas malas malas que ya antes de leer la sinopsis hueles el despropósito? ¿Qué te ha parecido la reseña, verás The Curse of Sleeping Beauty?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.