1 de junio de 2016

Deep Dark (2015)



Título: Deep Dark
País de origen: Estados Unidos
Dirección: Michael Medaglia
Producción: Polluted Pictures / Vitamin D
Guión: Michael Medaglia
Reparto: Mary McDonald-Lewis, Erin Hagen,
Don Alder, Sean McGrath, John Nielsen, Denise
Poirier, Austin Sloan, Monica Graves, Hank Cartwright,
Michael Medaglia, Andrew D. Ford, Gwyn LaRee,
Tabor Helton, David Loftus, Brett Barron
Géneros: Fantasía, Terror, Sobrenatural, Drama, Monstruos
Estreno: 2015
Duración: 79 minutos



Sinopsis


Hermann, un escultor fracasado, se siente tentado de acabar con su propia vida útil cuando encuentra un extraño agujero parlanchín en la pared. La criatura en el agujero tiene el poder para cumplir sus sueños, pero las cosas no tardan en ponerse feas y para cuando la matanza da comienzo, Hermann se ve inmerso en la peor pesadilla de su vida.

Deep Dark es la historia de un artista en busca de su musa y la extraña relación, a veces violenta, que se desarrolla entre ellos. A su retorcida forma, nos aconseja cautela con aquello que deseamos, pues podría cumplirse de la peor forma posible.


Reseña libre de spoilers


Una interesantísima propuesta del cine independiente que pierde credibilidad por algunas de las actuaciones más mediocres que he visto jamás. Parece mentira que con los niveles de surrealismo grotesco que alcanza esta película sean las interpretaciones las que me hayan echado para atrás de forma tan persistente. A uno le gusta pensar que encontrarse con caras poco conocidas o desconocidas del todo supondrá alguna revelación, pero el único papel convincente ha sido el del agujero, y eso que toda su valía dependía de la voz, y nada más. Al margen de estos infortunios, Deep Dark no deja de ser uno de esos títulos que debes ver alguna vez en la vida, si no por su visceral implicación con el a menudo inclemente mundo del arte, por el descabellado argumento de la historia.


Reseña con spoilers


Nos encontramos con Hermann, un auténtico portento de la chaladuría artística (que no un portento del arte, en mi humilde opinión) que no consigue vivir su sueño de ver expuestas sus obras en la galería pitiminí de una señora que confunde el orgullo y el honor con un tedioso excedente de suficiencia. Al borde de la desesperanza, le pide consejo al triunfador de su tío sobre sus nociones para alcanzar el éxito, y éste no duda en revelárselas: su chachi estudio de novato, un cuchitril casi sin luz o agua corriente que encierra al otro gran protagonista de esta historia, ¡el glory hole! (Al que a partir de ahora llamaré simplemente Hole) Una taciturna criatura presumiblemente femenina con forma de agujero en la pared que no soporta la soledad un instante más y que en el momento más bajo y exasperado de nuestro artista frustrado promete conseguirle el oro del moro para su carrera a cambio de, digamos, pequeñas atenciones que irán subiendo de tono conforme avance el metraje.

Para cumplir con su promesa, Hole le proporciona a Hermann pequeñas y repugnantes bolitas de carne viscosa que éste ha de colocar en sus esculturas, ignorando que además de llamar la atención, son capaces de incitar a la orgía en espacios públicos a todos aquellos que posen su mirada sobre ellas. Conforme el éxito de Hermann crece, las dimensiones del agujero lo hacen también, al igual que los pedazos de carne putrefacta o lo que quiera que sean los regalitos que le deja, por no hablar ya del celo con el que la musa de voz sensual atosiga a nuestro protagonista, cada vez más dependiente del sujeto y sus interesadas muestras de afecto, del mismo modo que él, comprometido por un falso talento que su nueva amante, Devora Klein (anteriormente referida como la dueña de la galería pitiminí), desea exprimir en su beneficio, depende de Hole.

Para completar el cuadro, la musa de la pared, a saber cómo, llama por teléfono a la novia de Hermann y la invita al estudio, donde mantienen una acalorada conversación que acaba con Devora colocada de gas y desmayada en el suelo. Alertado por el peligro que tanto él como su amante corren con Hole, nuestro protagonista decide sellar el agujero (y otros derivados que salieron por distintas partes del estudio) de una vez por todas, y es aquí cuando las cosas empiezan a ponerse feas. Su archienemigo de poca monta, otro artista del monte llano más irrelevante para la trama que un bote de fabada, quiere hacerse con la gloria de Hole, y ésta acaba succionando sus tripas así de buenas. Y al rato, a modo de segunda ronda, ahora consciente del secreto del artista y llevada por su ambición, Devora regresa al lugar y se dispone a arrancar a Hole de la pared con una motosierra para disponer de su poder libremente, lo que acaba con la supongo ya exnovia de Hermann desprovista de dedos para toda su vida y con Hole herida de gravedad y, en teoría, muerta.

Sí, y ya está.


Conclusión


¿Me ha gustado? Sí, bastante.
¿La recomendaría? Pese a las numerosas fallas que le veo al elenco, me parece un curioso imprescindible en la lista de películas que uno ha de ver antes de estirar la pata, sobre todo si perteneces al mundo del arte en cualquiera de sus variantes.


Valoración 3.5/5



¿Qué mensajes os han inspirado los momentos más señalados de Deep Dark, si es que os ha cautivado hasta ese punto? ¿Tenéis pensado verla próximamente?



1 comentario:

  1. Esperaba ver que al final calificabas esta película con un 80/5; pero supongo que te patinaría el ratón y por eso no lo has hecho.
    A pesar de no haber visto la película (y guiándome por lo que tú dices), yo la interpreto como la metáfora que seguramente es, y no como un simple film de Serie W; aunque supongo que alguien que no está muy adentrado en el mundo creativo será incapaz de ver algo más aparte de una película de "terror" bastante mala.
    Creo que Hole representa a la musa de todo artista: ella te da la clave para triunfar con tu obra (aunque parezca que lo que te ofrece es bastante extraño) y, por algún motivo, ésta triunfa. Esta musa, como todas, es una amante sumamente exigente y, además, aparentemente peligrosa. Hasta tal punto que Hole quiere al protagonista para él y nadie más, pretendiendo absorberlo por completo, amenazando incluso a su nueva parienta.
    Desde luego, yo lo veo como la representación absoluta de la relación y vida de un artista con su musa y la "inspiración" que ésta le otorga.
    Pero, para qué engañarnos, me hubiese gustado saber qué era Hole realmente según la película e ignorando un poco el lado metafórico, el cual había que saber ver. Pero el final me ha resultado un poco extraño; como si hubiesen pretendido mostrar una cosa para luego decir: 'eh, así se va a quedar porque no hay nada más que ver, ¿acaso no te has dado cuenta en todo este tiempo que era simbólico?'. Me ha dado la impresión de que es un trabajo a medias.
    Y, bueno, no comento nada más porque creo que me voy a enrollar demasiado con algo que ni siquiera he visto XD

    ResponderEliminar

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.