25 de junio de 2016

Mi Gran Boda Griega 2 (2016)


Título: My Big Fat Greek Wedding 2
País de origen: Estados Unidos
Dirección: Kirk Jones
Producción: Gold Circle Films / HBO Films / Playtone
Guión: Nia Vardalos
Reparto: Nia Vardalos, John Corbett, Elena Kampouris,
John Stamos, Alex Wolff, Rita Wilson, Louis Mandylor,
Ian Gomez, Joey Fatone, Kolton Stewart, Ashleigh Rains,
Robert Bellissimo, Leonidas Castrounis, Hershel Blat,
Drew Riedstra.
Géneros: Romance, Comedia, Comedia romántica, Bodas, Secuela
Estreno: 2016
Duración: 94 minutos



Sinopsis


La familia Portokalos está de vuelta. Han pasado casi quince años desde que Toula e Ian se casaran. Ahora la pareja intenta sacar un poco de tiempo para ellos, y tener alguna que otra cita romántica. Mientras, lidian con Paris, su hija adolescente, que ha crecido y quiere irse a una Universidad que esté lejos de su sobreprotectora familia, que la sigue a todos lados. Y es que la joven necesita un poco de aire.

Pero entonces la familia descubre un secreto: el sacerdote que ofició la boda de los padres de Toula se olvidó de firmar el papeleo, por lo que realmente Maria y Gus no están casados. Así que otra nueva boda está en camino, y esta vez será más grande y mucho más griega. Los enredos, las risas y el choque de culturas están asegurados.


Reseña con posibles spoilers


¡Decidme una palabra, cualquier palabra, y os demostraré que la raíz de esa palabra es griega!

Para empezar, he de señalar que soy una fan absoluta de la primera entrega y sus personajes, por lo que es posible que mi opinión se vea condicionada por la emoción que me poseyó el corazoncito desde que supe que sacarían esta secuela.

Quizás por eso o por lo reciente que la tengo, esta segunda parte me ha parecido tan maravillosa como la primera, y eso que muy en el fondo le tenía miedete por culpa de esa crisis de mediana edad por la que está pasando la industria cinematográfica. Últimamente parece querer sacar de paseo el producto que ya funcionó en su día con un par de capas de pintura y ala. Y no.

En esta ocasión han dado en el clavo, no he podido parar de reír y emocionarme de principio a fin, aunque confieso que al inicio me sentía algo escéptica porque volvían a presentarnos a una Toula desaliñada y un matrimonio con el que fuera el amor de su vida sospechosamente aguado, pero rápidamente nos cuentan la razón y vuelven a meterlos en cintura para que dejes de temer una vuelta de tuerca maligna del tipo "pues mejor separamos la pareja", ¡qué cerca ha estado! El rol que le han dado a su hija me ha sorprendido, ya que esperaba que abusaran más del puntazo rebelde y antipático por el que, al parecer, pasa cada adolescente norteamericano desde que el mundo es mundo. Es cierto que utilizan la fórmula, pero dotan a la chiquilla de una inteligencia emocional más que bienvenida en una historia de estas características, donde el concepto familia adquiere un matiz distinto y no sabes si de formar parte de una así te tirarías de un puente o serías la cosita más feliz del mundo. Al final, sientes que la hija de Toula e Ian es tan griega como el resto, y se agradece.

Esta gran familia griega ha vuelto a enamorarme como la primera vez, todos y cada uno de ellos han estado en su punto, tal y como los recordaba, y puede que se hayan mostrado incluso más humanos. Si en su día lograron darme en la patata con la triste situación que Toula atravesaba, ahora me han sacado demasiados lagrimones con la historia de sus padres, esos personajes a los que quieres pero a los que das tan por hecho que no te esperas que ellos, siendo casi como las columnas, puedan temblar de semejante forma y ponerte todo patas arriba.

Me parece una secuela tratada con mucho mimo y delicadeza, se nota que querían hacerlo bien y en mi opinión así ha sido. Sí, me da que volveré a verla, estoy segura de ello. Probablemente sucumba a hacerme maratón de ambas entregas. Personalmente, para ser una persona con una experiencia tan negativa en el ámbito familiar, "Mi gran boda griega 2" me ha sacado todos los sentimientos del mundo y, qué demonios, hasta me han despertado envidia.

De verdad que no sé qué más decir salvo que la veáis desde el corazón.


Conclusión


¿Me ha gustado? Muchísimo, de verdad de la buena que sí. Me ha chiflado.
¿La recomendaría? A cualquiera que disfrutase la primera y quiera echarse unas risas sumada a una profunda dosis de nostalgia.


Valoración 5/5






¿Conocíais ya Mi gran boda griega? La verdad es que no puedo dejar de recomendárosla, es viejilla ya, pero única en su especie, ¿me diréis algo si veis ambas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.