9 de junio de 2016

Warcraft: El origen (2016)




Ficha técnica.

Título: Warcraft: El origen
País: Estados Unidos
Dirección: Duncan Jones
Producción: Universal Pictures / Legendary Pictures / Blizzard Entertainment
Guión: Charles Leavitt, Duncan Jones (Historia: Chris Metzen
Reparto: Travis Fimmel, Robert Kazinsky, Ben Foster, Toby Kebbell, Dominic Cooper, Paula Patton, Daniel Wu, Clancy Brown
Géneros: Fantástico. Aventuras | Fantasía medieval. Cine épico. Videojuego
Estreno: 2016
Duración: 123 minutos.

Sinopsis.

El pacífico reino de Azeroth está a punto de entrar en guerra para enfrentarse a unos terribles invasores: orcos guerreros que han dejado su destruido mundo para colonizar otro. Al abrirse un portal que conecta ambos mundos, un ejército se enfrenta a la destrucción, y el otro, a la extinción. Dos héroes, uno en cada bando, están a punto de chocar en un enfrentamiento que cambiará el destino de su familia, su pueblo y su hogar. Así empieza una espectacular saga de poder y sacrificio donde se descubren las numerosas caras de la guerra y donde cada uno lucha por lo suyo. Adaptación del popular videojuego homónimo.


Opinión personal.

Lamentablemente no puedo hablar de esta película desde el punto de vista de un entendido del Warcraft y de todo su universo e historia, así que, por desgracia, la fidelidad que pueda tener (o no) al videojuego no podré juzgarla. Sería sumamente interesante que fuese capaz de analizar esta película desde varios puntos de vista, pero supongo que mi ignorancia me ayudará a ser un poco más objetiva a la hora de hacer una reseña.

Esta película visualmente resulta un verdadero placer. Los escenarios son maravillosos y eso es innegable. Lo que resulta sumamente chocante en tal despliegue visual, donde te comes el CGI sin reparo e incluso gusta, es el momento en el cual, entre tanto ordenador, ves a un actor de carne y hueso. En lugar de extrañarse uno por tanto efecto digital, acaba viendo raro lo “real” dentro de la película y esto es algo que se nota desde el primer instante, cuando aparece Travis Fimmel por primera vez en Forjaz. ¿Entonces, apesta el CGI  o es éste malo? Yo diría que no, pero el contraste hace que llegue un momento en el cual tu propio ojo te dice: ‘aquí algo falla, amigo’.

Por otro lado, esta película es muy “fan”. ¿A qué me refiero con esto? Que si no tienes demasiada idea sobre Warcraft, es muy probable que acabes de ver la película y no hayas entendido nada o gran parte del filme. Apenas explican y, aunque hay muchas cosas que puedas averiguar pensando un poco, hay otras que no comprenderás a no ser que llegue alguien y te las explique. Y no es porque tenga una compleja trama (que seguramente la tenga, que la película pretenda ser más sencilla es otra cosa), es porque básicamente apenas nos dicen qué es qué o por qué pasa lo que pasa. Me gustaría poner algún ejemplo para que se me entienda y yo no quede como una auténtica tonta, pero no está entre mis planes spoilear en esta reseña.
Para completar un poco el ‘no sé qué está pasando o por qué está ocurriendo esto’, añado el hecho de no saber quién era quién. El despliegue de personajes me abrumó un poco, porque yo no he jugado al Warcraft y por lo tanto, todo me resultaba nuevo; así que yo sabía de quién hablaban cuando decían ‘el Rey’, ‘el Guardián’, ‘Fulanito Mano Negra’, ‘Menganito Martillo Maldito’ porque era su distintivo, pero en cuanto mencionaban únicamente el nombre propio yo decía: ‘¿Quién?’.
Si sumamos no conocer a los personajes por su nombre y que estos, a pesar de tener una obvia historia, no han sido demasiado profundizados por tal de introducir un elenco mayor que ni pincha ni corta, nos acabamos topando con que apenas le cogemos cariño a los personajes principales. Esto únicamente consigue que los momentos de drama no sean tan dramáticos, que lo épico quede en anecdótico, que sus tristes pasados me den totalmente igual y que si metes sentimientos me sobren.

Una de las cosas que más me ha dolido sin dudar es su carencia de lo épico. Todo indicaba a que iba a salir con la piel de gallina y, para mi gran decepción, no fue así. Las peleas eran breves, la batalla final sufría cortes constantes y otro encuentro que había por ahí (que no diré cuál por eso de los spoilers) tenía cambios super extraños de ‘ahora luchamos ahora de repente estamos hablando’. Y para mejorar esto, ponían su maravillosa banda sonora ultra épica que te hacía creer que se iba a liar parda y PAM vamos a otro sitio, dejamos a tu imaginación lo que ocurre (o para la versión extendida, a saber). Extrañamente eran más espectaculares otros encuentros aleatorios que sucedían durante la película que los momentos verdaderamente cúlmenes. Los grandes momentos de la película para mí se quedaron en nada. Y si algo, por algún extraño motivo, conseguía calarme de alguna manera (una subida espontánea de empatía o sentimentalismo), la emoción o el impacto no duraban más de tres minutos.

Y los cortes “extraños” o bruscos de escena no suceden únicamente durante las peleas (aunque sea donde yo más lo noté), ocurren durante todo el tiempo. Están haciendo una cosa y de repente van a otra, pareciendo que falta algo entre medio. O está sucediendo algo alrededor pero se ponen a hablar tranquilamente, totalmente ajenos, como si nada más sucediese. Podría estar lloviendo meteoritos que si dos personajes deciden hablar, los meteoritos les dejarán conversar tranquilamente hasta que ellos decidan que es hora de volver a la realidad.
Y esto no me molestaría si no rompiese tanto el ritmo de los momentos épicos que yo quería y no vi.

En realidad la película en general es bastante entretenida y a mí, a pesar de todo, me gustó. Tiene bastantes guiños interesantes, han aparecido más razas (más como cameos) (viva ese murloc) cuando mucha gente creía que únicamente se verían humanos y orcos y no se hace pesada, habiendo bastante acción de un modo u otro. Si nos ponemos a comparar, obviamente no llega al nivel del Señor de los Anillos, pero sería una comparación sumamente injusta.
La crítica que se ha llevado Warcraft: el Origen, ha sido sumamente horrible y la han calificado de Serie B de lo épico o de ‘cinemática de juego para móvil’ y yo creo que eso ya roza lo cruel e innecesario; pero también será porque esos críticos saben del Warcraft lo mismo que yo de Física Cuántica; así que si la opinión de estos señores más que objetiva, resulta subjetivo pero hacia el mal sentido. O soy yo la subjetiva sin saberlo, porque  a pesar de mi reseña más negativa que positiva, en general ha sido una película de mi gusto.

Conclusión.

¿La volvería a ver?: Pues sí. Y vivo con la esperanza de una versión extendida donde esos cortes bruscos desaparezcan.
¿Lo recomiendo?: Sí. A no ser que no sepas nada de Warcraft. Entonces busca otra cosa de fantasía épica.

Valoración: 3,5/5


¿Y tú qué opinas? ¿Conoces el universo del Warcraft o solo a medias como yo? ¿Te dejó un mal sabor de boca? ¿Te ha encantado? ¿Eres de los que saben si han sido fieles a la historia o no? ¿Piensas que ha sido mucho más épico de lo que yo digo? Estaré más que encantada de leer tu comentario.




1 comentario:

  1. Si no entiendes de Warcraft como se debe no vayas a verla es que son ganas de quejarse

    *se le cae el antifaz plateado de los chinos*

    Mierda. No me has visto aquí.

    ResponderEliminar

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.