12 de agosto de 2016

El Don del Protagonismo


Hace tiempo hice una reflexión sobre el carisma en mucho de los personajes que últimamente nos llueven y prometí que hablaría sobre el mayor dolor literario: Mary Sue y Gary Stu.
Por ello vengo hoy sencillamente para explicaros en qué consiste esta plaga a aquellos de vosotros que todavía vivís felices en vuestra ignorancia. Y así, de paso, cuando leáis una novela con protagonista insufrible podáis catalogarlo y  sentiros importante.


Hay por Internet numerosos tests para saber si el personaje que has creado es una Mary Sue o su versión masculina; pero es tan fácil identificarlos y son tan comunes que yo ya creo que todo en esta vida es una Mary Sue o un Gary Stu; así que ni test ni leches.

Para que nos entendamos, una Mary Sue es: personaje femenino sin gracia alguna que no hace absolutamente nada por la vida excepto ser tonta y que, por gracia divina  y porque es la protagonista, todo el mundo la adora y todo lo interesante le ocurre a ella; viviendo grandes aventuras por el mero hecho de ser quien es y respirar. Obviamente habrá alguien que la odie sin un motivo aparente o mínimamente válido.
La Mary Sue normalmente, en su escasa personalidad definida, destacará por ser dulce y amable y, si en algún momento hace algo mínimamente egoísta, tendrá una excusa inmediatamente por parte de su autor/a; de manera que siempre conserve su integridad moral. Tampoco tendrá vicios tales como fumar o beber alcohol
La Mary Sue también es guapísima, ya sea ella consciente de ello o no (normalmente no lo es) y será increíblemente buena en todo lo que se proponga. Y si ella no se cree lo maravillosa que es, ya vendrán numerosos personajes a recordárselo constantemente. El autor/a se encargará de que, en el caso de que haya factor romántico, el mejor chico de la novela se enamore de ella porque sí; y ya de paso, el segundo mejor chico de la novela también se enamorará de ella, también porque sí. Y como la Mary Sue es tan poco encantadora, el autor/a se sacará algo de la manga para que esa popularidad tenga sentido.
También es sumamente importante añadir que la Mary Sue tendrá unas circunstancias personales/familiares que le permitirán hacer lo que le dé la real gana sin repercusiones de ningún tipo ni preocupaciones extras.

Por otro lado, el Gary Stu es: personaje masculino que ha vivido una vida aparentemente normal o un poco trágica (para darle dramatismo) que en cierto momento descubre que es la persona más especial en su mundo. Durante toda su vida no ha hecho absolutamente nada que tenga relación con su verdadera naturaleza, pero por ser quien es (normalmente el hijo de alguien muy guay), ya es el mejor y todo gira a su alrededor.
Al Gary Stu se le unirán personajes que se convertirán en sus compañeros y amigos leales e inseparables, segundones que a pesar de tener mil motivos para ser mejor que el Gary Stu no lo serán porque ellos no son los protagonistas. El Gary Stu también podrá hacer lo que le dé la real gana porque es el protagonista y todo el mundo lo quiere y al final se llevará incluso una recompensa por romper las reglas.
Aparecerán también enemigos que le dan mil vueltas pero acabarán perdiendo porque son los malos y lo pone en el guión; pero objetivamente tienen más puntos para ganar. También habrá gente que odie al Gary Stu porque sí.
El Gary Stu también será bueno en todo lo que se proponga, aunque ese arte requiera años de entrenamiento, aprendizaje y sacrificio, él lo conseguirá a la primera; porque él lo vale. También será el único que pueda conseguir algo que dentro de su historia se haya considerado imposible durante eones; pero él es el protagonista y lo hace. El autor/a puede que se invente algo para tanta genialidad o, por el contrario, no diga nada al respecto y te lo tengas que creer y punto.
Como el Gary Stu no ha hecho realmente nada para ser lo que es, o tener lo que tiene, o conseguir lo que ha conseguido (pues recordemos que durante toda su vida ha vivido en la ignorancia); numerosos personajes le recordarán todas las veces que puedan su origen para excusar tanta magnificencia.  
El Gary Stu también tendrá unas circunstancias personales/familiares que le permitirán hacer lo que le dé la real gana sin repercusiones de ningún tipo ni preocupaciones extras.

Los he dividido para que os resulte más fácil identificarlos a través de vuestra propia experiencia como lector pero, ahora al final, diré que una Mary Sue y un Gary Stu son exactamente lo mismo. Únicamente cambia el género. Así que las explicaciones que he dicho anteriormente se pueden aplicar para ambos personajes.

Y  como resumen de todo esto, 10 puntos básicos de este arquetipo de personaje despreciable para cualquier escritor que se precie:
    Es un alter ego descarado del escritor o lector.
    No se mueve en función del mundo, el mundo se mueve en función suya.
    Prácticamente carece de defectos.
    Es el centro de atención del resto de personajes.
    Tiene algún tipo de poder que lo hace especial.
    Tiene alguna habilidad que desempeña con maestría a pesar de su edad.
    Muy a menudo tiene rasgos poco comunes o exóticos.
    Casi siempre tiene un pasado trágico o exageradamente atípico.
    Al menos uno de los personajes se enamorará de él/ella y acabarán juntos.
    Tiene una personalidad poco definida o cambiante.



¿Cuál es tu opinión? ¿Has visto muchas Mary Sue y Gary Stu por ahí? ¿Te gustan estos personajes? ¿Algún ejemplo que acuda a tu cabeza? Estaré más que encantada de leer tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.