31 de agosto de 2016

La chica que lo tenía todo, de Jessica Knoll


Información

Título: La chica que lo tenía todo
Autor: Jessica Knoll
Editorial: Roca Editorial
Género: Thriller, Suspense
Páginas: 384
Precio: 18.90€


Sinopsis

Ani tiene un secreto. Hay algo en su pasado que todavía la persigue: algo privado, oculto, secreto y doloroso que amenaza con destruirlo todo. Como estudiante en la prestigiosa escuela Bradley, Ani FaNelli no pasó la mejor de las adolescencias. Ahora, con un trabajo glamuroso, un armario caro y un apuesto novio, está muy cerca de vivir la vida perfecta y frívola por la que ha estado trabajando tan duro.



Reseña con spoilers

Esta vez nadie me recomendó la lectura de la que vengo aquí a hablar, sino que me metí yo solita en el berenjenal. La premisa, el bombardeo publicitario y algunas críticas infladas me llevaron a hacer las suposiciones menos acertadas de toda mi vida, por lo que empecé a leer La chica que lo tenía todo esperando algo un poco más oscuro y crudo que lo que encontré al final, que es lo que prometía, en realidad.

Si nos hablan de pasados, secretos y traumas que amenazan con destruir la vida de la protagonista, lees atentamente a la espera de que su pánico, a menudo tangible, te asalte en algún momento, pero como comentaré más adelante, no solo no sentí auténtica preocupación por parte de TifAni FaNelli (solo por su nombre), sino que no llegué a creer que sintiese nada verdadero, y no en el buen sentido (¿Buen sentido??????).

Ani (como prefiere hacerse llamar, y con razón), es una mujer adulta en sus veintimuchos con una carrera de éxito en una de las revistas más relevantes del panorama neoyorkino y prometida con un Ken Don Apellido provisto de todos los accesorios de Barbie y con muy poco de Action Man, según el criterio sexual de la protagonista, que no duda en repetirnos cuán necesario considera el matiz violento en sus relaciones (¿factor traumático, quizás?). Es una mujer alienada por los complejos de su adolescencia, llena de prejuicios estéticos y malas actitudes con respecto a las demás féminas. También intenta presumir de ser una gran manipuladora encubierta, pero no pasa de buena mentirosa a secas, y tampoco es que sepa sacarle mucho partido. El caso es que a poco de casarse, se enrola en la filmación de un documental acerca de algo que sucedió en su antigua y prestigiosa escuela, Bradley, y en el cual espera poder dar su versión de los hechos y redimirse a ojos de todos los que recuerdan lo acontecido en el recinto educativo muchos años atrás. Por esta razón, la escritora nos va sumiendo en su pasado y su presente para que averigüemos qué fue lo que ocurrió y, además, la transformó en lo que es ahora.

No es frecuente encontrarse con destrucciones protagónicas, que te cuenten cómo han ido a peor, y esa idea fue la que me mantuvo con voluntad suficiente para soportar la incansable verborrea chismosa de esta chiquilla.

¿Qué será, qué será? Pues como se decía en mi patio de colegio: Una mierda empapelá.

Pasando a la lectura en sí, la primera mitad del libro resulta fascinante cuando has sido consumidora obsesa de series como Sexo en Nueva York y Gossip Girl y te presentan a una protagonista que se insinúa entre las expectativas sociales de la vida adulta de una y la cruda decadencia adolescente de la otra. Aunque consigue mantener la atención del lector con el gran misterio que envuelve a su pasado, hay que reconocer que resulta agotadora la necesidad de Ani de puntualizar todo lo que ve, oye, dice, recuerda o lucen otras mujeres, de viajar de una escena a otra, para adelante y para atrás como si no fuera en absoluto confuso y fatigoso para el lector. Aun con todo, algunos sucesos impactantes en los momentos más indicados volvieron a engancharme y hacer que olvidara las nauseas del viaje tan movidito a cuenta de Jessica Knoll.

Ahora, menudo guarrazo que me metí en la segunda mitad.

La historia de la señorita FaNelli toca muchos puntos sensibles, desde los trastornos alimenticios, al acoso escolar, las drogas, pasando por la violación y, de golpe y porrazo, el genocidio, pero no profundiza en muchos de ellos lo suficiente como para considerarlos buenos ingredientes dramáticos y no solo un puñado de ganchos destinados a suscitar el morbo. Los exprime únicamente para recordarte que la protagonista los ha sufrido, pero como siempre, me esforcé en cambiar mi perspectiva en la medida de lo posible para comprender mejor la gélida indiferencia de la misma ante unos eventos así. Llegué a esperanzarme en que fuera un evidente signo de que la moza llevaba más de diez años arrastrando un shock-postraumático del copón, y fui de la manita con esa teoría hasta el final.

Pero no, la protagonista estaba muerta por dentro y ya está, lo que no ha ayudado en absoluto a hacer despegar el potencial base con el que contaba esta novela tan erróneamente considerada la sucesora de Gone Girl.

Y bueno, para rematar, tuve que leerme el último tercio varias veces para entender lo que pasa finalmente, buscándole el sentido a eso que olía a giro final y que no lo parecía. He acabado con la sensación de que era una historia a medio contar, y que se fue quedando muy en la superficie cuanto más se aproximaba al desenlace, privando a La chica que lo tenía todo de una resolución clara y, por ende, convirtiéndola en una lectura intrascendente.

¿Para qué molestarse en aguantar las extremas dosis de marujeo malintenciado de TifAni si después no se le va a dar un cierre apropiado o que te sugiera algo en absoluto? Final reducido a un: po' vale.


En definitiva, una narrativa llena de ricos detalles que acaban volviéndose agobiantes, una paliza de viajes en el tiempo que deja huella y una historia, a mi parecer, inconclusa para ser novela única.


Conclusión

  • ¿Qué tal la narrativa? Adictiva por momentos, y agotadora a las pocas páginas.  
  • ¿Me ha gustado? No ha sido lo peor, pero ha estado muy flojucha la cosa.
  • ¿Lo recomendaría? Hombre, pues no.
  • ¿Volvería a leerlo? No me lo planteo, la verdad.



Valoración 1.5/5



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a dejarnos unas palabrillas de nada!
Todos los comentarios serán bienvenidos mientras guarden respeto tanto al blog como a otros usuarios, por lo que nos reservamos el derecho a impedir las ofensas gratuitas, posibles disputas o intentos reiterados de spam.